Servicios

Rejuvenecimiento facial minimamente invasivo

Rejuvenecimiento facial minimamente invasivo

Con más de cuatro millones de procedimientos realizados durante el año 2006, el BOTOX es el recurso cosmético mínimamente invasivo con mayor popularidad. Se usa para tratar líneas de expresión, como las líneas de la frente o del ceño fruncido, pero también las arrugas, las patas de gallo o las líneas alrededor del cuello. Botox es el nombre de marca registrada para la toxina botulínica tipo A. La toxina botulínica es

producida por una bacteria conocida como « clostridium botulinum ». A pequeñas dosis, la toxina botulínica se usa eficazmente para reducir el aspecto de las líneas faciales y las arrugas. Además, está demostrado que la toxina botulínica actua eficazmente en el tratamiento de las migrañas, las sudoración excesiva y las espasmos musculares, entre otras aplicaciones. Con poco tiempo de indisponibilidad y resultados casi inmediatos, el Botox puede ayudarle a recuperar un aspecto facial más terso y joven.

Usted empezará a notar mayormente los efectos después de unos días. Como los músculos de la zona tratada son incapaces de contraerse, las líneas de expresión se suavizan y las arrugas disminuyen. Los resultados sólo duran aproximadamente entre tres y cuatro meses, tras los cuales puede recibir sucesivas inyecciones para mantener los resultados deseados. Si bien los efectos son temporales, el Botox puede ayudarle, sin riesgos y de forma eficaz, a recuperar la tersura y el aspecto juvenil que usted desea.

Los rellenos inyectables son una de las técnicas más populares de rejuvenecimiento facial. A medida que envejecemos, los tejidos subyacentes que permiten que nuestra piel parezca joven y firme comienzan a deteriorarse. Esto se debe a múltiples factores como los efectos de la gravedad, la exposición al sol, las dietas, la genética o a los simples movimientos de los músculos faciales.

Con el paso del tiempo estos efectos conducen al desarrollo de líneas, arrugas y pliegues en la cara. Al final, con el tiempo, el cuerpo metabolizará y absorberá el relleno inyectable. Por lo tanto, si bien los efectos son inmediatos, las inyecciones de relleno no proporcionan los mismos resultados duraderos que nos ofrece la cirugía estética. Aunque la duración de los resultados varíen de un paciente a otro, los efectos suelen permanecer entre seis y ocho meses.